Archivo

Archive for 25 marzo 2010

Como la fresca mañana

25 marzo 2010 5 comentarios

Me caga la gente soberbia.

Eso bien pudo haber sido un tuit, sin embargo, una simple frase puede ser expandida en varios sentidos.

La soberbia es un pecado capital, del cuál ya había hablado en algún post del blogger. No me acuerdo del link, pero prometo ubicarlo y tuitearlo después.

Ok no, búsquenlo-jo-jo.

La gente soberbia nunca admite sus errores. Nunca admite que puede estar mal. Piensa que lo sabe todo. Sin embargo es astuta, toma lo bueno de cada gente. Yo relaciono a ese tipo de gente como un hoyo negro: succiona todo hacia alrededor, pero no lo deja salir. Se lo queda para aprovecharlo en un sentido que le beneficie, en pocas palabras, para usarlo en tu contra.

Soñar que estoy volando es algo recurrente en mí, uno de los grandes anhelos que siempre he tenido. Para qué me hago güey, si las alturas me dan miedo, sufro de vértigo y de un segundo piso me mareo. A veces mis pinches post dan güeva (como éste) sólo que necesitaba escribir porque estoy en uno de esos ratos cuasimetafísicos y perversos. De esos cuando de plano te vale madres el mundo.

Siempre he pensado que hay distintos tipos de personas. Las que te caen bien. Las que te caen mal. Las que te convienen. Las que no. Pero hay un tipo de personas que, bueh, no sé cómo explicarlo, simplemente al verlas no las tragas. Que no sabes cómo es que siguen existiendo en éste mundo, o lo que es lo mismo, que estorban, que roban aire.

Como la #PajaraPeggy. Si, mi eterna archirrival. Es un insulto para la humanidad. Gente como ella no debería siquiera salir a recibir el sol. Si el Astro Rey fuera benevolente, la quemaría para que su existencia kármica- cósmica-universal (prfff!!) se viera interrumpida en el espacio-tiempo y no siguiera causando conflictos a gente tan buena como yo.

A veces me proyecto medio cabrón…

A lo que voy es: me caga, me encabrona la gente soberbia, y si es güevona peor. Pero yo no gano nada con declararlo y mucho menos quejarme. No puedo cambiar a esa gente, no soy apóstol para hacerlo. Allá ell@s si quieren seguir encerrad@s en su mutismo vital. Para mí que se vayan volando a chingar a su madre. Yo seguiré con mi vida y con mi acostumbrado valemadrismo, claro,  mientras no se metan conmigo… Ay si, muy pinche rudo. Ajá, como la fresca mañana…

Aviso Parroquial:

Por cierto, la semana pasada grabamos un PodCast en GeekSpotMX, a lo cual agradezco la invitación de mis estimados @in53cto, @nich-ds-güacalas (o sea MAC) y @29Alabs. Debo admitir que nunca había sido invitado a un concepto como tal y que me divertí mucho junto con la otra invitada que también vale madres como yo: @Heler. Todos son nicks en Twitter (menos el de MAC que es @nichtgefund.  Si les interesa, pueden descargar el programa completo en la página oficial de GeekSpot: http://www.geekspot.com.mx/ o si lo prefieren en iTunes: http://itunes.apple.com/podcast/geekspot-mx/id360525082 de fecha 23 de Marzo de 2010.

Ahora sí, vayan al caraxo a hacer lo que tengan que hacer…

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

Malice in WonderLand

17 marzo 2010 3 comentarios

Muchas veces me es imposible no pensar negativamente acerca de algo o alguien. Tal vez se deba a mi misma naturaleza humana. Incluso a las personas que más quiero. A veces, tal vez, porque quiero que mejoren. ¿Que sucedería si no hubiera existido? Es de esas preguntas pendejas, intrascendentes y cuasimetafísicas-filosóficas que nos hacemos cuando estamos ped@s, deprimid@s, drogad@s…

Sólo una vez me drogué, fué en la prepa, le dí un golpe a un cigarro de mota, y de rato mi cabeza dió vueltas, gacho. Me sentí muy feliz, según yo, como apendejado. Bueno, más. Me sentí fuera del tiempo, como si fuera invencible. A veces me dá por pensar las cosas que pudiera hacer si tuviera poder sobre el tiempo. Es decir, regresarlo, adelantarlo o pararlo. Muchas maldades, tal vez. O muchas bondades.

I dunno…

Como todos, he cometido muchas pendejadas en mi vida. No quiero volver a repetirlas, y constantemente trabajo en ello. Aún, en éste momento, estoy en un estado cómico-mágico-intrascendente en el que no me siento dueño de mi tiempo (ajá, otra vez con eso) y no puedo salir con mi novia, no puedo salir al cine, no puedo planear mis vacaciones, porque está ese Jabberwookie llamado “Trabajo” y el cuál no he podido vencer, porque cada día se hace más grande. La única manera de vencerlo es algo radical, y en éste momento no es opción.

No puedo vencerlo, simplemente no puedo…

By the way, “Alice in Wonderland” la he incluído en la lista de las películas que veré una y otra vez y no me cansaré. Ustedes saben, de esas donde los protagonistas (y la historia, of course) te atrapan y te hacen el amor. Y, caraxo, con ésta sonrisa ¿a poco te resistirías?

Yo al menos lo dudaría…

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

No tiene que ver con el amor

4 marzo 2010 1 comentario

Ya me aburrí del amor…

La esperanza es algo que se pierde conforme pasa el tiempo. A veces pasa mucho, a veces poco. Es como una gran piedra caliza, sobre la que cae lluvia ácida. Es como soñar con tu ex -a veces involuntariamente -en una situación tan común y corriente como esperar en la fila de las tortillas. O bien, si eres muy nice, en la fila del super…

O de Liverpunk

Bah, pendej@s…

– ¿Por qué no me saludas? Está bien que hayamos terminado mal, pero eso no te hace maleducado ¿o si?

*Le sonrío* – Es que si te saludo, te abrazaré y no te soltaré.

Me cansé de esperar…

Es como recibir una llamada -a veces tan estúpida e insípida -preguntando un “¿cómo estás?” sólo para dar una respuesta, igual de absurda: “bien” Implícitamente, sabes que él/ella te llama para coger. Si, ya no es “acostarse” ni mucho menos “hacer el amor” vaya, esto último daría náuseas de sólo mencionarse. Simple y llanamente coger. Diría Tyler Durden sport fuck. Sólo sudar, quemar calorías. Saciar ese ímpetu que traes dentro. Sólo eso. Solo física. Sin química.

Renuncio a ésto…

Es como contactarte con esa persona, después del rompimiento de hace mucho. La conoces, y sin embargo finges que has olvidado todo. Actuar de una manera estúpida. Como las palomas come-migas de la plaza. Parecen zombies a la hora de comer, ninguna de ellas se voltea a ver siquiera. Sólo para hacer algo tan común como acompañarse a comprar leche. Claro. Sólo acompañarse. Ir a un OXXO, coger deportivamente detrás del local, llegar de nuevo a la casa y despedirse. Eso si, sin un beso de por medio, porque esto no tiene que ver con el amor…

Cheers, I

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

Falso mediocre

2 marzo 2010 2 comentarios

A veces quisiera creer que vivo en un mundo que se puede cambiar.

Bueno, amplifiqué mi percepción, será por que escucho a Jamiroquai y su música es demasiado estilizada, tanto así como pudieran ser los Bee Gees o Gloria Gaynor. Claro que de cogerme a esos güeyes a Gloria, obvio me la cogía a ella.

Ok, no. Sigamos.

Si fuera un actor, tal vez ya hubiera ganado unos diez oscares. Bueno, dos, ya que mi mundo no es muy glamoroso. Mi entorno es como el cine independiente: crudo y xodido. Yo veo los días así: xodidos, güarros. Trato a la gente con la que convivo en el trabajo como si fueran los Reyes de Inglaterra, los Marqueses de Tibán, Emilio Azcárraga, Carlos Slim o en el peor de los casos Sergio Andrade o el Pato Zambrano… It’s the same shit, indeed…

Ayer me decían que importaba mucho lo que la gente opinara de ti, y yo, en un arranque de sutileza, le dije a esa personita que no, que debía valerte madres. En mi entorno no es así. En mi entorno es como la selva salvaje. El Sahara. El Amazonas. Te tienes que cuidar. Y te tiene que importar lo que digan de ti. Tienes que jugar el mismo juego: ser audaz, ser astuto, ser pendejo. Navegar con bandera de pendejo en mares donde tu no eres el capitán. Utiliza y sé utilizado. Es un ciclo. Los engranes no se sonríen asimismos, sin embargo, trabajan en armonía. Si no puedes con ellos, úneteles.

¿A qué voy con esto? Que te gastas para una empresa que ni es tuya, para un trabajo que al final te da para comer. ¿Vives para trabajar o trabajas para vivir? Todo esto no aplica en tu vida fuera del trabajo. Afuera puedo ser yo mismo, respirar. Afuera yo veo a los de mi trabajo y ni los saludo (me consta y les consta). Afuera puedo ver con otros ojos el mundo. Soy un falso por conveniencia. Soy un mediocre por necesidad. Pero eso es sólo adentro. Afuera les parto su madre y me vale madres que venga su papá: a él también le parto su madre.

Supongo que tiene que ser así, evolucionar, ser alguien, no estancarse. Pero ese soy yo, y puedo estar mal… Tal vez es una terrible tragedia…

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas: