Archivo

Posts Tagged ‘Viernes’

Paz interior: Kung Fu Panda 2

Pocas veces en éste su blog hablo de películas o música. Si bien pongo canciones en cada blog para “musicalizar” lo que quiero decir, casi nunca hablo de algún tema o algo así como es el caso de ésta entrada.

En la vida te llegas a entregar a la maldad, te llegas a revelar contra ese Ser Divino en el que tus padres y el círculo en el que te criaron te hicieron creer. Y a veces tu bondad se obscurece, te vuelve cínico, arrogante, opaca tus virtudes y te hace desconfiado.

Jodido pues.

La bandera de Corea tiene en su centro el símbolo del ying y el yang de una forma que, según me enseñaron cuando entrené Tae Kwon Do (hace ya algunos ayeres), era muy diferente al concepto de dualidad que la mercadotecnia (ah, osana a Walter Mercado) nos ha comunicado en los programas de Casa TV. Dicho símbolo tiene una parte roja y otra parte azul, y según nuestro Maestro, era la combinación del fuego y el hielo.

Ah, la incoherencia. Ya la extrañaba.

Nuestro Maestro decía que la pelea era la que nos encontraba, y ante ella, debíamos ser fuertes y pelear. La defensa, decía, consistía en dejar inmóvil a tu oponente. Nunca dañarlo más allá de lo debido, y jamás llevarlo a la muerte, a menos que fuera necesario. Ante ésto, decía que nuestros golpes debían dañar tanto como el fuego, y que nuestra mente debía estar en una completa calma, fría. Es la paz interior que se enseña en las artes marciales.

Y eso lo olvidé. En algún punto de mi vida se quedó.

No voy a spoilear la peli. Definitivamente les recomiendo que vayan y reflexionen. Ustedes sabrán lo que piensan, yo no les voy a decir ni madres porque empiezan con que soy un pinche apóstol y la madre y media. Allá ustedes. El propósito -tal vez sea el único y particular -es entender que no todo en la vida es hacer un pinche coraje porque las cosas no salen. Caso contrario, jamás darte por vencido, porque siempre hay algo o alguien que te salva, y siempre hay alguien pensando en ti. Si, suena a frase de tarjetita macuarra de Woolworth para regalo de San Valentín.

Es parte de la maldad que nos acarrea, es el “qué sabes tu mocoso“, “cuando crezcas lo sabrás“. Si, son las típicas y ESTÚPIDAS respuestas que damos porque no sabemos. Si, y no sabemos porque en algún punto bloqueamos esa paz interior y la sustituimos por tormentos: paga ésto, paga lo otro, que el tiempo, que el carro, que el trabajo… Mientras tú te encuentras buscando las respuestas en las frases pendejas de algún psicólogo de mierda, de algún mercadólogo, de algún güey que ya se murió tratando de buscar en su propia inmundicia la respuesta, te estás perdiendo de lo que tú mismo puedes descubrir acerca de ti.

Los muertos quedan en el pasado, y yo vivo planeando el futuro…

Nunca es tarde para querer hacer las cosas bien, y tampoco para tomar los consejos que te dan, aunque éstos últimos vengan de la gente que menos esperas y creas que no valen gran cosa. Sólo tómalos, guárdalos.

Tal vez algún día te sirvan…

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

Días de combate

26 noviembre 2010 1 comentario

“¿Sabes lo que significa némesis? Un requerimiento de retribución, manifestado por un agente apropiado.

Representado en éste caso por un hijoputa: yo”

– Brick Top en Snatch

Mucho se ha hablado de mi falta de iniciativa y de incentiva hacia los demás. Ñeeh, la verdad es que no: simplemente me hago pendejo, ergo, dejo que la vida fluya. Me siento cansado, sin inventiva. Tal vez es la época, me pone como de malas, vaya, no de malas, me cansa. Ver todo el desmadre mercadológico de Sears o Liverpool o El Palacio de Hierro o Aurrera. Me caga Mamá Lucha.

My mother rules.

No tengo auto, vaya que a veces es necesario. Estoy empezando a delegar responsabilidades, pero al hacer eso, la gente piensa que voy a tener menos trabajo. La realidad es que yo siempre tengo algo que hacer. La prueba está en que casi no posteo. Extraño postear. Sobre todo porque aquí libero mi estupidez mundana cómica-mágica…

Mi estrés está centrado en que llego a mi casa, me duermo, me despierto, me baño, a CU, al trabajo, si me va bien trago, si no, pues no, más trabajo, más quejas… Y la parte en que todo parece tener una pausa: cuando veo a mi #G, si, mi querida, mi escape. Y luego la dejo de ver, y parece que todo vuelve a correr. A veces no puedo dormir. Será que me estoy acostumbrando, me estoy volviendo dependiente. No quiero ser así. Y sin embargo, no me estoy haciendo caso. Éstos días son de guerra interna. De claroscuros, de “chingue a su madre el PRI”, de ver muebles. Estúpidos y sensuales muebles minimalistas color chocolate.

Y ella es mi tregua durante el día. Una vez que haz probado la plenitud en tu vida, la añoras. Yo quiero esa plenitud de vuelta. Los que no la han probado, jamás sabrán de lo que hablo. Esa plenitud tan característica se llama hogar. Quiero un hogar. No me basta una casa. Vaya que, parezco un pequeño al escribir ésto. ¿Sabes qué nos faltó? Una familia le dije a Tutter el otro día. Él se limitó a asentir con la cabeza. Y volteó hacía la calle.

A veces uno encuentra los tesoros que no se merece. Y cuando eso pasa, debe ser cuidadoso. No perder en las guerras internas. Porque el karma no suele dar dos oportunidades,  y menos en los días de combate, a menos que lo considere necesario.

Y no voy a fallar de nuevo.

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

¿Lo viví o lo maté?

30 abril 2010 1 comentario

Bueh, los recuerdos son eso: simples y llanas vivencias que se quedan en la mente y que, por alguna extraña razón, les damos una importancia descomunal.

Yo soy, como cualquiera de ustedes, un ser pendejo. Sí, así es. Sí ustedes no lo quieren aceptar es su pedo problema, pero todos en el fondo somos de a pendejos como no tienen idea. En fin. Lo digo por el hecho de que las personas que entran en mi vida -de una forma correcta y en buen plan -se quedan en mi corazón. Aún si esas personas, ya en el proceso de adaptación cómico-mágico-interpretativo,  me hacen jaladas o pendejadas que con el paso del tiempo les perdono.

Perdono, pero no olvido.

Tiendo a emocionarme mucho recordando las cosas buenas que he vivido con tod@s ell@s. Es como si trataras de olvidar tu primer beso, por ejemplo, no tendría chiste porque -de ser así -no tendrías un punto de referencia para mejorar. Es como volar como una pluma que se desprendió de un ave: ibas bien, ibas con alguien, unido, como uno solo…  Y de repente ¡zaz! Te desprendes y vuelas hacia dónde el viento te lleve. No llevas una dirección ni una lógica. Quedas sólo por un instante. Y al último, aterrizas.

A veces pienso que esos recuerdos, los que más valen la pena, deben ser sepultados en lo más profundo de la mente, para no ser encontrados. Porque quiero que cada nueva etapa sea una nueva historia y no tenga igual con lo que he vivido. El conocimiento me queda, las lecciones están aprendidas, sin embargo, los protagonistas deben ser borrados. Y sólo en el lecho de muerte, recordar -como dicen por ahí -a tod@s y cada un@ de ell@s y decirles: “Gracias por acompañarme

Para coger hay que mentir, decían el otro día. Para vivir, hay que matar. La ley del más fuerte, tal vez. Pero esa ley se vuelve contra nosotros cada vez que la queremos aplicar, y termina haciendo más daño que beneficio. Ésto lo digo, porque para tal necesidad acto no es necesario mentir, sino pedir.

Sólo pregunta… Corta el silencio y pregunta… ¿Es acaso mucho problema preguntar?

Vive y deja morir. Vive y deja vivir. Vive y evoluciona. Vive y no digas pendejadas, que en eso se te va la vida y no haces nada. Vive, simplemente vive y haz lo que tengas que hacer para que a tu pinche mente -tan torcida y patética -le entre luz.  Y sí, ojalá que algun@s que lean ésto les quede el saco… Por su bien…

Incluso a mi…

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

A las cucarachas les gusta el sabor de la pasta de dientes

23 abril 2010 3 comentarios

Últimamente estoy viviendo dos situaciones medio roñosas: la primera, tener que ser absorbido por el hoyo-super-masivo que significa ser empleado de donde trabajo. Ésto conlleva a que mi vida biológica -de la que tanto he hablado -se reduzca a llegar a mi casa a zurrar, dormir y bañarme. No me gusta ésta vida con mi tiempo condicionado, no me gusta ser esclavo y sobre todo no me gusta no disfrutar lo poco que -de por si -podía disfrutar.

Muchos temblores en muchos lados. Creo que la paranoia se está apoderando de mi, aunque sea de a poco. La ventaja de irnos al caraxo para el 2012 es que será pareja la cosa. Ni extorsionadores, ni asesinos, ni secuestradores, ni políticos, nadie se salvará. Aunque compren con millones de dolares su salvación, sólo habrá un 1% que se salve de ésta catástrofe. Con esto no quiero que empiecen a decir “éste pinche mamón ya está igual que los otros predicadores que dicen que nos va a llevar la chingada“, no, ni al caso. Sólo les digo que para cuando eso suceda, muchos no podrán siquiera pedir perdón por lo que han hecho ni podrán enmendar sus errores.

La cosa es que, mientras sigan perdiendo el tiempo, la Tierra está tomando venganza, está empezando a cerrar nuestro ciclo y eso será inevitable. Sólo entonces, l@s mal@s se arrodillarán y empezarán a chillar de la impotencia, y aprenderán a rezar e invocarán el poder divino y así, sólo así, los verás arrastrarse como viles cucarachas… Porque, incluso, a las cucarachas les gusta lo limpio, como el sabor de la pasta de dientes…

Y tu ¿éres una cucaracha o te haces pendej@?

Me verás volar por la ciudad de la furia…

Cheers…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

Ángeles en el infierno (Parte 2)

27 noviembre 2009 2 comentarios

“Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: ‘Ven y mira’. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.”

– Apocalipsis, C. 6, V. 7-8.

La historia de la guerra fría entre el Cielo y el Infierno es casi eterna. Casi desde su misma creación. Todo comienzo tiene un desenlace, y éste tendrá lugar en la Batalla Final, donde todas las almas se concentrarán y elegirán el bando por el cuál luchar. Y he aquí que, después de centurias de guerra y destrucción, sólo quedará una deidad en el universo que pueda gobernar y decidir su destino.

Cada uno tiene su ejército, creado con las almas de los caídos. El Infierno, cuya sede terrenal se encuentra en España,  cuenta con sus generales, los Siete Grandes del Infierno. Asimismo, la Agencia del Cielo cuenta con los Siete Magníficos. Su base terrenal se encuentra en Italia. Los demonios y los ángeles no son materia tangible: son almas. Éstas, a su vez, se introducen en los cuerpos de humanos lo suficientemente dotados y preparados para llevar a cabo las misiones que las distintas estaciones asignan para completar.

En el caso de las obras buenas, se consideran por los mortales como “milagros”. En el caso de las obras malas, se les llama “tragedias”. Toma y daca. Acción y reacción. Se acerca el Día del Juicio. La pieza faltante del rompecabezas ha sido encontrada. Y sólo ésta puede definir el éxito de cada bando.

* * * * *

– Los contactos en el infierno nos dicen que ya lo tienen localizado. Si no actuamos pronto, será demasiado tarde – dijo Michelle, Comandante en Jefe del Ejército Celestial.

– ¿Qué opciones tenemos? – dijo Gabrielle, segunda al mando.

– No lo sé. Tendremos que revisar cada centímetro del planeta. Nuestro contacto no pudo transmitir más.

– Llamaré a la Comisión Estelar para que indague.

La Comisión Estelar era el contacto espacial que tenía poder sobre los satélites espías de los gobiernos terrenales. Prácticamente podían localizar cualquier cosa. En ésta ocasión, era la llave para la supervivencia humana.

Mientras tanto, en la base del Infierno en España, Zagam -uno de los Siete Generales Infernales – se reunía con los demás demonios.

– Bien, bien. Muy bien. Todo estará listo en cuanto lo tengamos. Hoy a medianoche irrumpiremos para capturarlo.

Estruendosas carcajadas se oían en el lugar. Un auditorio amplio, lleno de cristales obscuros que no dejaban pasar la luz del sol y cuyo interior estaba ataviado con cortinas moradas y un piso brilloso de color negro.

– Ya tengo todo preparado. Cuándo tengamos la llave, él estará aquí para iniciar el ritual. – dijo Baal.

– Pronto. Muy Pronto. Todo se teñirá de obscuridad y nuestro líder podrá salir para gobernar.

Más risas se perdían en la obscuridad del auditorio en la sede terrenal del infierno.

De vuelta en Italia:

– ¡Michelle, tenemos la ubicación de la llave! -dijo Gabrielle irrumpiendo en la sala de juntas de la base terrenal.

– ¡Rápido! ¡Código Rojo! ¡Sólo tenemos una oportunidad de atraparla antes de que esos bastardos lo hagan!

– ¿Y qué haremos cuando la hallemos?

– No tenemos opción. Habrá que destruirla…

Parte 1

Categorías:Uncategorized Etiquetas: ,

La cruda moral

20 noviembre 2009 5 comentarios

La wikipedia define moral como conjunto de creencias y normas de una persona o grupo social determinado que oficia de guía para el obrar (es decir, que orienta acerca del bien o del mal—correcto o incorrecto— de una acción o acciones).

¿Existe la doble moral? ¿Dónde se rompe la barrera de lo correcto y lo incorrecto?

Existen chav@s que les gusta el peligro. Juegan con fuego. A todos en algún momento de nuestra vida nos llega la tentación. ¿Tentación de qué? De probar algo distinto. ¿Dónde se cruza la delgada línea entre la fidelidad y la infidelidad? Puedo imaginar que ésto último es como una orgía, un trío. Si se vé de esa manera, bueh, suele doler menos. Una orgía pausada. Una orgía pasiva. Una orgía dónde te toca esperar tu turno. Una orgía al fin y al cabo.

A toda acción, corresponde una reacción. Eso es inegable. Si tuviéramos una doble vida, seríamos bipolares tal vez. ¿Han sentido alguna vez que cuando hacen algo indebido se sienten en un estado de inconciencia? O sea, saben que lo que hacen sólo será de un momento, traspasan la barrera del mundo real para ingresar al mundo ficticio. Saben que esa experiencia sólo durará lo que tenga que durar, y al terminar, regresarán a la realidad. Yo lo llamo espiritualidad prostituida. El ego obtiene lo que necesita a cambio de algo, se nutre, y vuelve a nuestro ser.

Mi ex llama cada cierto tiempo para preguntar si quiero coger. Si, así. Como ya he posteado sobre ésto antes, sólo atinaré a escribir sobre los recientes acontecimientos. Ya te estás acostando con alguien ¿verdad? Bueh, si así fuera, qué le importa. Es mi vida y puedo hacer lo que yo crea conveniente. Vaya que, no es la forma ni la manera de pedirlo. Es cabrona. Quiere que yo le diga ¿Por qué? ¿Quieres coger? Para después decirme Conste que tú me lo pediste. Nel. Caile.

¿A qué voy con todo ésto? Que tengo una relación. Que hay muchas tentaciones. Que la delgada línea entre la fidelidad y la infidelidad es ocultar la verdad. Eres infiel si se enteran. Eres un Alma del Señor si no se enteran. Y así, ad infinitum. Una cosa es segura: si vas a experimentar estando en una relación, ten la suficiente moral para aceptarlo. Ten el suficiente valor para hacerlo. Y ten la suficiente inteligencia para no decirlo. Así y sólo así podrás obtener el resultado que se necesita: aumentar tu ego y quitarte la tentación. La única manera de quitarse la tentación es caer en ella alguna vez mi carnala puso eso en su messenger. Tal vez si. Tal vez no. Una amiga me hizo pensar… Nada de doble vida, que se pudra la gente de doble moral. Como puse antes, si tuviéramos doble moral o doble vida, seríamos bipolares. Estaríamos peor de lo que estamos… O quién sabe…

Cheers…

How does it feel when you kiss, when you know that I trust you… Dou you think about me when he fucks you? Could you be more obscene?

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

¿Qué es vivir?

13 noviembre 2009 3 comentarios

Hay veces que nos detenemos en nuestra ratonera vida a preguntarnos ¿Por qué estoy aquí? Bueno, muchos dirían que por una cochinada de nuestros padres. Lo cierto es que de cualquier manera, todos somos un accidente, a veces planeado, a veces no deseado, al fin y al cabo un accidente.

La vida, como diría Pink Floyd, sería un paseo, a momentary lapse of reason. Donde aprendemos a volar, donde venimos a probar que tenemos una misión que cumplir, y aunque mucha gente no la cumple, ya sea por güevona, ya sea por que muere antes, lo cierto es que de alguna manera, las demás personas nos empujan: responsabilidades, tareas ajenas, enamorarnos, estudiar, follar… El puro gusto de ver los días y las noches, cómo transcurren y cómo el universo -como testigo mudo y sabio -nos observa sin hacer la menor declaración… Aunque estoy convencido que algún día, el mismo universo nos va a partir la madre con un meteorito o una gran gigante roja devorándonos o un puto cometa volándonos el fundillo.

‘Ta bien, ya.

Regreso al tema. Ahora, las frases de autosuperación. Yo en particular las empleo para mi, pero no las declaro mucho. Yo declaro cosas en base a mis experiencias, no a las experiencias de otros (a menos que las haya probado en carne propia) Decir palabras huecas es tener lástima por uno mismo, es querer vivir una vida de otro, y en su defecto, querer ser alguien completamente distinto a nosotros. Es diferente poner frases de canciones con las que te identifiques y reflexiones que, al igual a lo anterior, te ayuden a descifrar el día a día. Pero llegar al gúgol y buscar frases para creérte el master kat de los transformaciones vitales, pues ay, no mames.

He aprendido que los momentos de la vida, grandes o pequeños, malos o grandiosos, pasan porque están predestinados, así no me complico mucho. Los encuentros no son casuales, somos parte del universo, y éste tiene una continuidad infinita, todo tiene un ciclo, y algún día el universo se acabará, succionado por un gran hoyo negro supermasivo (si, eso lo pirateé) y ya. Ni aliens, ni dioses, ni galaxias, ni humanos, ni dinero. Todo se irá al caraxo. ¿Y qué nos quedó? Sólo el silencio. La obscuridad. Nada.

Vivir, es un proceso en el cual naces, creces, te reproduces (a veces) y mueres (invariablemente). Así me lo enseñaron en la primaria, y es la definición más acertada que he escuchado. Todo lo demás, es parte de un sistema, de un juego por decirlo así, donde a veces ganas, a veces pierdes, pero una cosa siempre es segura: aprendes, aunque después se te olvide y tropieces con la misma piedra. Si te pasa más de 4 veces seguidas, la verdad come bien o vé al psiquiatra: tal vez estés medi@ pendej@.

Así como yo, si. Para los que sean débiles y no sepan aceptarlo, les gané =P

Cheers…

La vida es bella…


Categorías:Uncategorized Etiquetas: