Inicio > Uncategorized > Ignominia

Ignominia

No soy perfecto. Bueh, eso es un hecho.

A lo largo de mi vida he fallado lo suficiente como para aprender bastante acerca de todo. No soy un sabio, al contrario, me siento lo bastante pendejo como para aconsejar a los demás acerca de las fallas y sus consecuencias. Aprendes a ver el futuro: en efecto, cuando ves a alguien que va por cierto sendero (en el cual, uno ya ha ido y vuelto) le empiezas a recomendar ciertas cosas. Me dí cuenta de que, muchas veces, lo haces en buena onda. Lo malo ( y bueno, no tan malo) es cuando a la gente que le dices te toma por loco. Ya ni qué decir de pendejo, eso ya venía incluído…

All-inclusive

No aprendo, y ni acabaré de aprender, muchos le dicen “madurez” y “vivir la vida” y “caer y levantarse” y demás lamidas de botas, espantos de carroñeros, auto-compasión, frases-baratas-de-grupos-de-superación. Para mí, todo lo que se diga al respecto es auténtica basura. Incluso la basura sirve. A mí me ha servido. Me refiero a que es basura cuando al (la) güey que se l@ dices te da el avión. Te toma por loco y empieza a pensar en otras cosas que ni al caso con lo que estás hablando…

Es que así soy yo…

Por más que quiero concentrarme en alguna plática-de-poco-interés-estilo-canción-de-trova me dá güeva y empiezo a divagar estilo Homero Simpson. Mi mente se va a otro lado y sólo queda mi cuerpo ahí, inerte, dando el avión. Un Jumbo. Un 747. Un supersónico. Y sólo atina a regresar cuando escucho un “¿cómo ves?”, “¿me entendiste?”, “¿qué opinas?”. Así, y sólo así, mi inconciencia regresa para seguir con alguna frase prefabricada, de esas que te salvan de cualquier situación laguna-mental: “sí, mira, yo opino que eso es parte de su forma de ser”, “yo opino que deberíamos analizarlo con más detalle: son situaciones complicadas”, “a lo mejor si, tal vez”. Frases que dan a un callejón sin salida, que terminan de alguna manera con incertidumbre del “¿me escuchaste?” Si, claro que oí. No, no escuché, sólo oí.

Ahí radica -a veces -mi falta de credibilidad en la gente. Se dan cuenta a la larga de que si las conversaciones que me hacen conversamesta no hacen mella en mí, dejan de platicar conmigo, dejan de seguirme, dejan simplemente de tenerme confianza. Es parte de mi ignominiosa forma de ser. A veces soy medio cabrón en mi forma de ser, pero no es por ser mala onda, simplemente así me hizo mi madre, y así me hice en la vida. Ajá.

¿Por qué damos el avión?

Porque no somos lo bastante valientes ergo bastante culer@s para decir “eso no me interesa, lo siento”.

¿O no?

Cheers…

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas:
  1. 13 mayo 2010 en 2:49

    Yo sí soy

    … y esto no me interesa

    por cierto… no lo siento.

  2. 13 mayo 2010 en 2:49

    je

    … ya hasta me gusta leerte güey.

  3. 4narqu1sta
    13 mayo 2010 en 16:05

    Jajajajajaaaaaa!!! Jo-jo-jo-joooo!!!

    Ahí la llevo Tocayo =D

    Cheers…

  4. ANYELYT
    13 mayo 2010 en 16:38

    Simple sr, es que no es tan cabrón para herir a alguien solo trata al hablar llevar la conversación a donde quieres y ya,jajjajjaj me gusto tu post y me senti identificada.
    SALUDOS niño.

  5. 27 mayo 2010 en 4:42

    Y es que, el ser humano ingenuo (por no decir pendejo), no termina de entender que hasta que no nos demos en la madre solos, vamos a saber “¿Qué se siente?”.

    Nos puedes tirar y tirar consejos, que vamos a oir, claro, pero no vamos a seguir. Hasta no “autodarnos” en la madre.

    Saludote 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: