Inicio > Uncategorized > ¿Lo viví o lo maté?

¿Lo viví o lo maté?

Bueh, los recuerdos son eso: simples y llanas vivencias que se quedan en la mente y que, por alguna extraña razón, les damos una importancia descomunal.

Yo soy, como cualquiera de ustedes, un ser pendejo. Sí, así es. Sí ustedes no lo quieren aceptar es su pedo problema, pero todos en el fondo somos de a pendejos como no tienen idea. En fin. Lo digo por el hecho de que las personas que entran en mi vida -de una forma correcta y en buen plan -se quedan en mi corazón. Aún si esas personas, ya en el proceso de adaptación cómico-mágico-interpretativo,  me hacen jaladas o pendejadas que con el paso del tiempo les perdono.

Perdono, pero no olvido.

Tiendo a emocionarme mucho recordando las cosas buenas que he vivido con tod@s ell@s. Es como si trataras de olvidar tu primer beso, por ejemplo, no tendría chiste porque -de ser así -no tendrías un punto de referencia para mejorar. Es como volar como una pluma que se desprendió de un ave: ibas bien, ibas con alguien, unido, como uno solo…  Y de repente ¡zaz! Te desprendes y vuelas hacia dónde el viento te lleve. No llevas una dirección ni una lógica. Quedas sólo por un instante. Y al último, aterrizas.

A veces pienso que esos recuerdos, los que más valen la pena, deben ser sepultados en lo más profundo de la mente, para no ser encontrados. Porque quiero que cada nueva etapa sea una nueva historia y no tenga igual con lo que he vivido. El conocimiento me queda, las lecciones están aprendidas, sin embargo, los protagonistas deben ser borrados. Y sólo en el lecho de muerte, recordar -como dicen por ahí -a tod@s y cada un@ de ell@s y decirles: “Gracias por acompañarme

Para coger hay que mentir, decían el otro día. Para vivir, hay que matar. La ley del más fuerte, tal vez. Pero esa ley se vuelve contra nosotros cada vez que la queremos aplicar, y termina haciendo más daño que beneficio. Ésto lo digo, porque para tal necesidad acto no es necesario mentir, sino pedir.

Sólo pregunta… Corta el silencio y pregunta… ¿Es acaso mucho problema preguntar?

Vive y deja morir. Vive y deja vivir. Vive y evoluciona. Vive y no digas pendejadas, que en eso se te va la vida y no haces nada. Vive, simplemente vive y haz lo que tengas que hacer para que a tu pinche mente -tan torcida y patética -le entre luz.  Y sí, ojalá que algun@s que lean ésto les quede el saco… Por su bien…

Incluso a mi…

Cheers…

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas:
  1. 2 mayo 2010 en 20:14

    Emmm… a mi no me quedó el saco.

    Yo vivo y dejo vivir, ay bueno no.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: